Es una de las primeras premisas que me encuentro en el gimnasio:

 “No sé si entrenar contigo, porque no me quiero poner grande” 

me dicen muchas clientas antes de ponerse a trabajar bajo mis órdenes…

Este post me gustaría que sirviera para todas esas mujeres que o bien aún no se han animado a entrar en este mundo, o ese pequeño empujón a aquellas que están pensando en comenzar en el entrenamiento de la fuerza.

Las clientas del gimnasio en el que trabajo sabrán de lo que hablo, pues muchas de ellas llevan unos meses conmigo entrenando y no se han convertido en armarios empotrados ni mucho menos, pues lo que han conseguido es tonificar los músculos y sentirse con más energía en las actividades de su vida cotidiana.
Así pues, contrariamente a lo que se piensa sobre el entrenamiento con pesas en la mujer, puede reportar grandes beneficios, sobre todo si lo acompañamos de una dieta equilibrada y mantenemos siempre controlada  la famosa ecuación de cantidad de calorías que entran en el cuerpo por cantidad de las mismas que utilizamos a lo largo del día.

Un correcto entrenamiento de fuerza en la mujer –y también en el hombre aunque con algunas diferencias- nos ayuda a alcanzar un mayor tono muscular, lo que nos reporta en un endurecimiento de los músculos evitando la tan temida flacidez

(quién no ha visto alguna vez a un familiar diciendo: “¡yo lo que quiero es quitarme este colgajo del brazo!”)

además nos permitemetabolizar la grasa durante y después del entrenamiento, pues aceleramos el metabolismo con el entrenamiento hasta el punto que el propio cuerpo sigue utilizando recursos incluso después del mismo.  Otra de las ventajas que reporta, y que he comentado anteriormente cuando hablaba de las clientas del gimnasio, es la de conseguir una incremento energético a la hora de enfrentarse a un duro día ya sea realizando la compra (coger las bolsas se convertirá en un juego de niños) , yendo a trabajar –sobre todo si tu empleo es principalmente físico- u ocupándote de tus hijos, sobrinos, nietos…

Decidme entonces:

¿todavía pensáis que esto de las pesas no está hecho para vosotras?

Escribidme comentarios tanto si os empezáis a animar ahora, si ya lleváis tiempo entrenando o si este post o ha servido para empezar, ¡y no dudéis en mandar fotos vuestras entrenando, para que las podamos compartir y ayudemos a otras personas a entrar en este maravilloso mundo llamado deporte!