LECTURA DE ETIQUETAS EN ALIMENTOS

Una vez concienciados de alimentarnos mejor, tenemos que pasar al momento de la compra -igual de importante- pues es ahí donde vamos a adquirir los productos que después aplicaremos a nuestra alimentación.

Es por ello que vamos a mostraros cómo debéis leer las etiquetas de los alimentos.

Lo primero que debemos saber es que los valores que nos ofrecen son por cada 100g -en este caso- por lo que luego podremos calcular cuánto de cada nutriente estamos ingiriendo según sea la cantidad que comamos.

  • El valor energético nos aporta la información sobre la cantidad de calorías que vamos a ingerir, lo cual nos facilita saber al final del día si cumplimos con el consumo calórico calculado (Podéis ver cómo se calculan las calorías en este enlace).
  • Las grasas es otro de los nutrientes que nos indica y que debemos controlar puesto que es uno de los 3 macronutrientes que como decíamos en otro artículo pincha aquí tenemos que saber en qué cantidad debemos tomarlas. Es importante observar las saturadas, pues son las que debemos evitar a toda costa, sobre todo las personas con colesterol alto.
 
  • Los hidratos de carbono es el otro punto de interés en el que tenemos que incidir para saber si ese producto es adecuado para incluir en nuestra alimentación. Los carbohidratos son la gasolina de nuestros músculos, pero debemos saber en qué momentos tomarlos, pues no es lo mismo un día de duro entrenamiento, que otro en el que estás varias horas tirad@ en el sofá.
    Además, tenemos que aprender a leer cuáles de ellos son azúcares, pues también son los grandes enemigos de las personas que quieren evitar que se conviertan en grasas acumuladas -sobre todo en la zona abdominal-.Un ejemplo muy bueno que me encuentro a diario tanto en casa como en el trabajo, es la información que recibo de la gente, que piensa que por tomar zumo ya está realizando un cambio en su alimentación, cuando a lo mejor este tiene casi 12 g de carbohidratos – todos ellos azúcares-.
Mi consejo es que tratéis de tomar zumos naturales (y muy de vez en cuando).
  • Las proteínas es el último macronutriente que nos aporta la etiqueta -siguiendo el ejemplo de la primera foto- y de la misma forma que los dos anteriores, nos permite saber la cantidad que estamos tomando para ingerirla medida necesaria según nuestro objetivo.
  • El resto de información hace referencia a otros nutrientes que también debemos controlar para conocer la cantidad de fibra que aporta, la tan temida sal, etc.

Por otro lado debemos tener en cuenta el listado de ingredientes, que nos muestra de forma detallada, la cantidad de cada ingrediente (el orden en que salen en el listado depende de la cantidad del mismo en el producto) de forma que conozcamos exactamente qué es aquello que estamos tomando.

Si en estos listados aparecen los azúcares (en todas sus formas de nomenclatura) y las harinas de trigo (refinadas) podéis dejar el producto en el estante del supermercado y buscar una mejor opción que las hay si indagamos mínimamente.

Ya sabéis cómo leer las etiquetas de los alimentos, así que procurad leerlas antes de comprar y os evitaréis algún disgusto.

javier-user

Author javier-user

More posts by javier-user

Leave a Reply